viernes, 15 de abril de 2011

Textos de autor y álbumes de imagenes. Parte 1.

Después de saber un poquito más sobre literatura infantil hemos empezado a profundizar un poco más en este mundo, conociendo las diferentes maneras que hay de expresar todo esto.

Me parece interesante antes de nada explicar bien la diferencia entre los textos de autor y los álbumes de imágenes porque no tienen mucho en común.

Los textos de autor son textos escritos por alguien. Es decir algo que ha escrito una persona y con ello ha dejado su autoría. Aunque sean anónimos o seudónimos tiene copyright y es ilegal copiarlos.
Por otro lado y no por ello menos importante, nos encontramos con los álbumes de imágenes, este es un concepto bastante moderno, y os preguntareis porque… Este tipo de libro no surge hasta los años 90. Fueron los primeros libros destinados a niños tan pequeños, a niños pre-lectores (entre 0 y 6 años aproximadamente). Son libros normalmente narrativos (cuentan una historia) su clara diferencia de todos los demás es que la ilustración tienen tanto componente artísticos como el texto.
Hay algunas veces que no aparece absolutamente nada de texto, la narración se sigue en todo momento a través de las imágenes y puedes recrearlo y seguirlo simplemente viendo las ilustraciones. Esa narración está implícita en la secuencia.
 Hay otras veces que si que encontramos algo de texto en este tipo de libros.

Desde mi punto de vista un aspecto muy positivo que tienen estos libros es que no hace falta saber leer (no necesitas a una persona) para poder imaginarlos. Pero también hay que decir, que un libro sin ningún tipo de ilustración ni imagen desarrolla mucho más la imaginación que los que lo llevan. El niño tiene que crear sus propios escenarios, su ambiente, sus personajes y todo esto no te lo da un libro en el que vienen las ideas de un personaje, que un autor ha dado forma y ha querido,  que sea de una manera o de otra.

Continuando explicando los álbumes de imágenes hay que decir que los autores de estos libros y por ello se identifican claramente, es que ellos quieren y pretenden hacer arte, hacen diseños de los personajes sin estereotipos. Un dibujo estereotipado es un dibujo icono, los que no lo son se reconocen al momento porque están pasados por el “filtro” del artista y por su visión (siempre debe parecerse a un ser humano).
Las editoriales Kalandraka y Kokinos fueron los primeros en introducir los primeros álbumes de imágenes en España.

 Gracias a estos libros él niños se acerca a dos artes, por un lado al mundo de la literatura y por el otro al de las ilustraciones.


Hasta el siglo XX el concepto de literatura infantil no existe, lo que si existía era literatura didáctica por su objetivo. Estos escritos estaban destinados a educar diferentes valores (morales, religiosos…). En definitiva, eran para que los niños fueran tal y como los adultos querían que fueran. Que no fueran mentirosos, que no se debía desobedecer a una madre etc.…

Saturnino Calleja Fernández (Burgos 1853 - Madrid, 9 de julio de 1915)  se da cuenta de todo esto y ve un campo muy abierto en la literatura infantil (estamos hablando para niños mayores de 6 años).
Empiezo a editar libros muy baratos, los niños podían comprárselos. Eran libros muy pequeños de tamaño y con muy pocas páginas y así abarataba costes. Detrás de cada cuento aparecia la vida de algún personaje famoso o histórico.

Libros de Calleja

Yo no tenía ni idea de esto pero el refrán “Tienes más cuento que Calleja” viene de ahí.

Todos estos cuentos eran didácticos y muy moralizantes (no mentir, ayudar…)

Los cuentos de Calleja se podían clasificar de dos maneras:

Ø  Ambientados en un lugar remoto: Eran folclóricos, muy moralizantes y didácticos.

Ø  Ambientados en aquella época: Eran realistas. Los personajes se vestían de la misma manera… Pero solo era realista la ambientación. Los niños que leen estos cuentos no se identifican. Ellos quieres ser como fulanito…pero no se identifican. A esto se le llama personajes planos. Los personajes planos son aquellos que tiene una o dos características (bueno y guapo, feo y malo). No suele evolucionar, hay ocasiones que si pasa algo horrible si que lo hace (El pastorcillo mentiroso)


Saturnino Calleja Fernandez



A Calleja no le interesaba que se supiera quienes eran los escritores de estos cuentos, los contrataba, les pagaba, pero no ponían su identidad en ninguno de sus cuentos. Poco a poco Calleja se hizo rico.

El ejemplo de Calleja se copio en muchas editoriales como por ejemplo Bruguera en los años 50,  tenía el mismo concepto pero con mas avances técnicos u otra llamada Molino.

Continuara...     ;)

1 comentario: